El Longbow

DESCRIPCIÓN

Existen diversas descripciones del arco largo medieval. No quedan arcos largos anteriores al siglo XV y nada más que 130 desde el Renacimiento. Las descripciones de su longitud abarcan desde los 1,2 a 2,11 m y estaban hechos de tejo normalmente aunque el fresno y otras maderas también fueran utilizados.

La madera usada para su fabricación era la del tejo. Concrétamente de tejo español, considerado como el de mejor calidad. A falta del mismo, lo importaban de Italia. Caso de no disponer de tejo usaban fresno u olmo. Las ramas para su fabricación debían estar limpias de nudos y eran acabados con una sección en D, muy adecuada para soportar las altas tensiones a las que se les sometía. El largo ideal estaba entre los 190 y los 170 cm., lo que les daba una potencia entre 80 y 120 libras, o sea, 36 y 54 Kg. Para hacernos una idea de qué supone eso, un moderno arco recurvado de competición suele tener unas 46 libras de potencia, que son apenas 20,8 kg. La cuerda se enganchaba en unos terminales fabricados con asta, hueso o marfil, y la madera era encerada para protegerla de la humedad.

Las estimaciones hechas con ejemplares del Mary Rose lograban una tensión de 72 – 82 kg (706 – 804 N) En un arco largo moderno es de 27 kg o menos, además de que hoy en día no se hallen arqueros de tiro largo capaces de usar arcos con una tensión de 82 kg con precisión.

En lo referente a la longitud del arco, no hay un acuerdo. En la Europa continental era como regla general cualquier arco más largo de 1,2 m. La Royal Antiquaries Society de Gran Bretaña propone entre 1,5 o 1,83 m de longitud. Richard Bartelot de la Royal Artillery Institution expresa que el arco estaba hecho de tejo, con 1,83 m de largo, con una flecha de 914 mm. Gaston Phoebus en 1388 escribió que un arco largo debe ser “de tejo o de madera de boj, 1,78 m de altura entre los puntos de unión de las cuerdas”.
El alcance de esta arma medieval es desconocido, con estimaciones desde los 165 a 228 m. Los arcos largos modernos tienen un alcance efectivo de hasta 180 m. Una réplica de un arco largo del Mary Rose podía disparar una flecha de 53,6 g a 328,0 m y una de 95,9 g a una distancia de 249,9 m.

Debe tenerse en cuenta que el arco largo tenía un gran alcance, y era preciso, pero no se daban estas condiciones al mismo tiempo. Los tiradores de primera mantienen actualmente, que no se puede garantizar el tiro a un objetivo individual con más de 73 m con cualesquiera que sea el arco. La mayoría de los disparos a gran distancia mencionados en los relatos no tenían puntería aunque se compensaba con miles de arqueros lanzando boleas de flechas a un ejército completo, teniendo como objetivo a una masa grande con una distancia determinada podían prolongar su alcance notablemente. En su día esto fue considerado asombrosamente preciso, y con los estándares de hoy en día así era. Los estándares para la precisión han cambiado drásticamente en la era moderna. Actualmente el arco no se puede comparar con un rifle, que utilizado por un tirador experto puede acertar un blanco en concreto a 548 o 732 m.
Por término medio un arquero de tiro largo podía soltar hasta 12 flechas en un minuto. Se dice que: «el arco largo era la ametralladora de la edad media: exacto, mortal, poseía un gran alcance y una alta tasa de disparos, del vuelo de sus flechas es comparado a una tormenta». Este índice de disparos era mucho más alto que el de las ballestas o cualquier otra arma de proyectiles de aquel período, incluyendo las armas de fuego.
La construcción de un arco largo consiste en madurar la madera de tejo entre 1 y 2 años, entonces se trabaja lentamente para darle forma, el proceso entero puede llevar hasta 4 años.